MÁCHINA ARISTOTÉLICA
§ para la obtención de ingeniosas Metáphoras §


      Aceptad mi humilde hospitalidad, desconocido viajero & sabed que estaís invitado a la reconstrucción de La Máchina, pues tras el asedio que narra el Sr. Umberto Eco en La Isla del Día de Antes inicié un azaroso viaje por el proceloso Ponto & encalló nuestra Nave, y aunque salvamos la vida, perdiose la Máchina.

      & sabed que ahora estamos intentando volver a componer Nuevos & más Ingeniosos Mechanismos, mas os requerimos, pues sin vuestra generosa Ayuda, en muchos Años no volverán a obtenerse enriquecedoras Metháphoras.

      Las Pruebas con las que habrá de medirse vuestro Ingenio son aquestas:

§ Inscribir Substancias en su Libro, atendiendo a su Género & Clase de Substancia.
§ Establecer sutiles clasificaciones definiendo los Cajones & sus Pergaminos.
§ Anotando los mejores representantes de las Clasificaciones de cada Pergamino según su Clase de Substancia.

      Si vuestro Ingenio os lo permite & teneís la necesaria & lúdica disposición del Animo, pues entonces, anotad vuestro Nombre & otras Disposiciones para contribuir a aquesta Fábrica, que no es Tarea propia de desconocidos.

      Disculpadme si mi desgastada Memoria no os reconoce y sed tan amable de recordarme vos ...

Vuestro Buzón:
Vuestra Clave:

      Si aconteciese que vuestro Talento no os permite aceptar aqueste Reto, sabed que también podreís aprender viendo los Mechanismos & recordad que el Philosopho afirmó que la Curiosidad & la Admiración son progenitoras de la Sabiduría.

“… Y saber formular Metáphoras, y por ende, ver el Mundo inmensamente más variado de lo que se les aparece a los incultos, es Arte que se aprende. Que si quieres saber, en este mundo en el que hoy todos pierden el juicio por muchas y maravillosas Máchinas, y algunas vense, hayme, también en este Asedio, también yo construyo Máchinas Aristotélicas, que permitan a quienquiera ver a través de las Palabras…”

      Estas afirmaciones, cuenta el Sr Umberto Eco, que dixo el padre Emanuel, inventor de aquesta Máchina, allá por el mil y seis cientos y algo.